mar. Jun 25th, 2019

Al día

con lo último de primero

Los mejores momentos de ‘Juego de tronos’

8 min read

Se acabó. Ocho temporadas, 73 episodios y muchas muertes después, Juego de tronos se acaba de despedir de nuestras vidas para siempre. David Benioff y D. B. Weiss, máximos responsables de la serie, han sido los encargados de escribir y dirigir un último episodio cargado de emociones que ha puesto punto final a una de las historias más seguidas de la historia de la televisión. A continuación una recopilación de los que pueden ser los mejores momentos de la serie.

1- Jaime empuja a Bran desde una ventana (1×01)

“Las cosas que hago por amor” es la frase que ha definido a Jaime Lannister a lo largo de toda la serie y con ella metió de lleno a los espectadores en ‘Juego de tronos’. Bran Stark, un niño inquieto que se entretenía escalando por los muros y árboles de Invernalia, pillaba por sorpresa a los hermanos Lannister manteniendo relaciones sexuales. Jaime decidía poner solución por la vía rápida: empujándole desde lo alto de la torre. Sexo, relaciones incestuosas, grandes frases, crueldad y giros impactantes, todo en cinco segundos.

2- Decapitación de Ned Stark (1×09) 

Fue el momento en el que realmente arrancó ‘Juego de tronos’ y todavía es uno de los más recordados de la serie. Parecía que Sean Ben era el protagonista y que así sería a lo largo del tiempo. Pero no, solo lo fue hasta el noveno episodio de la primera temporada, porque fue decapitado ante los ojos de sus dos hijas.

3- Daenerys, madre de dragones (1×10) 

Una escena crucial es el momento en el que Daenerys Targaryen, al final de la primera temporada, se mete dentro de la pira funeraria de su marido Khal Drogo con sus huevos de dragón y sale de él desnuda, algo chamuscada pero viva y con tres dragoncitos recién nacidos. Desde entonces es khaleesi y madre de dragones.

4- Batalla de Aguasnegras (2×09)

La flota de Stannis Baratheon ataca la bahía de Aguasnegras mientras que el ejército Lannister defiende Desembarco del Rey en esta batalla que es el clímax de la segunda temporada y en la que vemos por primera vez las llamaradas verdes del fuego valyrio. La primera gran batalla de una serie llena de enfrentamientos memorables.

5- Dracarys (3×04)

Daenerys se pasó buena parte de la serie buscando soldados para sumar a su ejército. En una de esas paradas, sus interlocutores hacían bromas a su costa pensando que no entendía el valirio. Pero sí, es su idioma materno. El intercambio de un dragón por un ejército de Inmaculados le sale mal al esclavista que con un “Dracarys” termina chamuscado.

6- La Boda Roja (3×09)

No hace falta que expliquemos mucho este momento a estas alturas…La Boda Roja ha pasado incluso a ser parte de nuestro vocabulario. Una emboscada en forma de celebración que termina con buena parte de los Stark muertos. “Los Lannister mandan recuerdos”. Poco más que añadir.

7- La Boda Púrpura (4×02)

Otra boda y más muertes. En este caso, el que había sido el gran villano hasta el momento, el rey Joffrey, muere envenenado en su propio enlace. Su muerte fue uno de los momentos más gratificantes de todo ‘Juego de tronos’ (junto a otra muerte que repasamos más abajo).

8- El juicio de Tyrion (4×06)

Peter Dinklage presentó este capítulo a los Emmy y ganó como mejor actor de reparto. El monólogo de Tyrion Lannister en su defensa cuando está siendo juzgado por, supuestamente, asesinar a su sobrino, es uno de los momentos más memorables de toda la serie. “Ojalá fuese el monstruo que creéis que soy”.

9- La Montaña y la Víbora (4×08)

En una serie llena de muertes impactantes, la de Oberyn Martell fue una de las que se quedó en nuestra retina, y en nuestros oídos. Porque si apartabas la mirada de la pantalla para no ver cómo sus ojos se hundían bajo los dedos de la Montaña, escuchabas cómo su cráneo chascaba con la fuerza de su contrincante. Todo el enfrentamiento previo, en el que la habilidad se enfrenta a la fuerza bruta, también merece mucho la pena.

10- Tyrion mata a Tywin (4×10)

Tywin no merecía menos que morir sentado en el retrete. El encargado de matarle es su propio hijo Tyrion, al que ha sometido a constante maltrato emocional desde niño. Dolido por todo lo ocurrido durante su juicio, y en plena huida de Desembarco, Tyrion mata a su arrogante y maquiavélico padre de la forma más deshonrosa posible.

11- Jon conoce al Rey de la Noche en la Batalla de Casa Austera (5×08)

Mientras que los humanos peleaban por el Trono de Hierro, un ejército de zombis avanzaba poco a poco (muy poco a poco) con malas intenciones. Jon Nieve se dio cuenta aquí de que, daba igual lo que hicieran en el sur: si el Rey de la Noche y los suyos seguían avanzando, nada quedaría al paso de un ejército que sumaba muertos con solo un gesto de su Rey. Un episodio que fue una lección de efectos visuales.

12- Shame, shame, shame (5×10)

El paseo de la vergüenza al que fue sometida Cersei Lannister es otra de las grandes imágenes de la serie, con una Lena Headey en estado de gracia (durante toda la serie ha permanecido en ese estado, en realidad). Una mujer tan poderosa, arrogante y cruel como Cersei, sometida a una humillación así al son de una campana y de unas palabras repetidas: “shame, shame, shame”… Su venganza sería terrible.

13- La muerte de Jon Nieve (5×10)

El final de la quinta temporada estuvo lleno de grandes acontecimientos, pero lo que más dio que hablar fue la muerte de Jon Nieve en una emboscada preparada por sus propios compañeros de la Guardia de la Noche, que le consideraban un traidor. Apuñalado en reiteradas ocasiones “por la Guardia”, Jon quedaba tendido en el suelo. ¿Había muerto? ¿Estaba vivo? Si había muerto, ¿podría revivir? ¿Cómo?

14- Hold the door (6×05)

Uno de los personajes favoritos de los seguidores de esta historia era Hodor, el fiel compañero de Bran en sus andanzas por el mundo. En este capítulo descubríamos por qué solo repetía “hodor”, quién era en realidad (Wylis) y cómo se sacrificaba para evitar que los Caminantes Blancos alcanzaran a Bran. Un momento que rompió el corazón de los seguidores de la serie.

15- Montañas de muertos en la Batalla de los Bastardos (6×09)

El enfrentamiento entre Jon Nieve y Ramsay Bolton (antes Ramsay Nieve) es uno de los mayores logros en lo que se refiere a producción y dirección de toda la serie. Ponía en el campo de batalla no solo sangre, muertos y violencia, también mucha emoción por todo lo que significaba. La muerte de Rickon, la vivencia a través de los ojos de Jon, la llegada de la ayuda cuando todo parece perdido, los Stark volviendo a Invernalia… Y esas montañas de muertos… Capitulazo.

16- Ramsay, alimento para sus perros (6×09)

Y después de la Batalla de los Bastardos y de tanto sufrimiento, llega la recompensa en forma de una gratificante muerte. Ramsay, torturador, violador, asesino, sádico, merecía morir entre terribles sufrimientos. Y lo hace, comido por sus propios perros y ante la mirada de Sansa. La justicia poética también existe en ‘Juego de tronos’.

17- Cersei vuela el Septo (6×10)

Los primeros minutos del último capítulo de la sexta temporada son grandes por muchos motivos, pero posiblemente es la banda sonora de Ramin Djawadi la que los convierte en memorables. Con sus acordes vamos viendo cómo se pone en marcha la gran venganza de Cersei, que vuela el Gran Septo con el Gorrión Supremo y Margaery Tyrell dentro. Tras ello, su hijo Tommen, que reinaba en ese momento, se suicida tirándose por la ventana.

18- Las últimas palabras de Olenna Tyrell (7×03)

“Dile a Cersei que fui yo”. La Reina de las Espinas estuvo magistralmente interpretada por Diana Rigg y tuvo la despedida que se merecía el personaje. Antes de beber el veneno que acabará con su vida en presencia de Jaime, se encarga de que quede claro quién fue la culpable de la muerte de Joffrey. Una gran venganza de última hora.

19- Los dragones y los dothrakis contra los Lannister (7×04)

Otra de las grandes batallas de la serie fue este enfrentamiento rodado en Los Barruecos y que incluía la escena con más especialistas en llamas a la vez de la historia de la televisión. Los Lannister transportaban el botín que traían de Altojardín cuando se encontraban de frente con la furia de los dothrakis y con el fuego de Drogon. Jaime a punto de morir también nos aceleró el pulso.

20- Viserion zombi (7×06 y 7×07)

La transformación de uno de los dragones de Daenerys en un dragón zombi fue casi tan dolorosa como la muerte del personaje más querido. Dany tuvo que ir al rescate de Jon y los suyos en su excursión Mäs allá del Muro para buscar un muerto viviente que llevar ante Cersei. En ese rescate, Viserion caía herido y los Caminantes lo rescataban convirtiéndolo en uno de los suyos. La temporada terminaba con Viserion echando abajo el Muro con su fuego azul en otra impresionante imagen.

21- Jaime arma caballero a Brienne (8×02)

La relación con Brienne ayudó a que los espectadores vieran a Jaime con otros ojos. Cuando se reencuentran en Invernalia, y durante la noche anterior a la gran batalla contra los muertos, Jaime arma caballero de los Siete Reinos a Brienne, que termina con la mayor sonrisa jamás vista en esta serie.

22- Arya termina con el Rey de la Noche (8×03)

Nadie esperaba que fuera Arya quien matara al Rey de la Noche. Gracias a su habilidad con la daga, la joven Stark fue quien mató al jefe del ejército de zombis y, así, puso fin al asedio de los muertos vivientes sobre Invernalia. Lo hizo justo a tiempo de que Jon no terminara comido por el dragón zombi y de que el Rey de la Noche alcanzara a un indefenso Bran.

23- Daenerys destruye Desembarco del Rey (8×05)

Otro de los grandes momentos cumbre de la serie: Daenerys fuera de sí, a lomos de Drogon barriendo con fuego las calles de Desembarco del Rey y dejando tras de sí un reguero de muerte y destrucción. La cámara nos muestra los horrores de la guerra como nunca antes en la serie, guerras en las que mueren niños, mujeres y cientos de inocentes.

24- Drogon funde el Trono de Hierro (8×06)

El último capítulo ha reservado la muerte de Daenerys Targaryen a manos de Jon Nieve como uno de los momentos cumbre tras ver cómo la que pensaban que era la gran esperanza de los Siete Reinos en realidad era una tirana que solo quería más y más poder. Pero Drogon no se ha tomado muy bien la muerte de su madre y con unas fuertes llamaradas ha fundido el dichoso Trono de Hierro por el que todos peleaban en una de las imágenes más potentes del último episodio.

Fuente: elpais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *