con lo último de primero

Así se hace “Blindspot”

En una suerte de oficina del FBI neoyorquina -con agentes reales supervisando la acción- se graban las escenas clave de la serie «Blindspot», donde una mujer sin memoria y con un cuerpo completamente tatuado va dando pistas sobre asesinatos y posibles conspiraciones terroristas, además se entregar datos sobre el pasado de los personajes. Trece millones de personas siguen esta serie de Warner Channel que ya anuncia nueva temporada y una maratón para enero.
blindspot tatuajes

No todos los días sale una mujer desde el interior de un bolso abandonado en pleno Times Square, ahí donde la calle Broadway se cruza con la Séptima Avenida. Menos aún una mujer de belleza cautivante, con su cuerpo completamente tatuado, que no recuerda su nombre ni su pasado. Nueva York parece estar preparado para todo, menos para esto.

La escena, digna de antología, ha sido calificada como una de las más memorables de la televisión estadounidense de los últimos años y marca el inicio de «Blindspot», serie que se puede ver en Warner Channel y que, con un promedio de nueve millones de espectadores cada semana -13 millones, si se considera a quienes la ven en horario desfasado-, confirmó su segunda temporada a comienzos de noviembre.

Antes de meterse en ese bolso, la actriz Jaimie Alexander (quien ganó fama por su rol en la saga «Thor») pasó ocho horas esperando que terminaran de decorar su cuerpo con al menos 40 tatuajes temporales, los que se entremezclan con los nueve permanentes que ya tiene: seis en los brazos, dos en las caderas y uno en el tórax. A veces hay suerte y demora menos: en algunos capítulos la actriz solo tiene que mostrar, por ejemplo, los brazos, y entonces la sesión toma un par de horas. Como sea, la paciencia es necesaria.

-Esta es la ropa que me ponen cuando voy a tatuarme: no hay nada debajo -dice con algo de picardía mientras baja, vestida con un buzo deportivo gris, por las escaleras del galpón 3 de los estudios Stainer, en Brooklyn.

-Lo primero que hicimos para grabar esa primera escena fue buscar un bolso en el que pudiera entrar -cuenta en una breve reunión con periodistas latinoamericanos y europeos. -Debí haberme quedado con el más grande: escogí uno un poco más pequeño y al cerrarlo en un ensayo, no podía salir. Gritaba, pero todo el mundo estaba tan lejos que nadie me oía. Es un lugar muy ruidoso y hacía tanto frío. Entonces empecé a rodar mi cuerpo vereda abajo. No sé cómo se habrá visto eso. Pero alguien se dio cuenta de lo que pasaba y lograron sacarme. Se había puesto a nevar y tiritaba de frío. Pero después estaba tan entusiasmada. ¿Quién más puede decir que ha hecho una escena icónica en Times Square?

Para el creador de la serie, el guionista suizo-canadiense Martin Gero, no había otro escenario posible para el comienzo de «Blindspot». Vivió algún tiempo cerca de ese lugar y luego de verlo vaciarse por un aviso de bomba, la imagen de Times Square sin personas ni autos le quedó grabada. Tenía que usarla en algún guión. Pero hay algo más.

-Times Square, con sus enormes letreros luminosos, es la parte más eléctrica de la ciudad. Me hizo sentido que este escenario artificial contrastara con algo tan natural, salvaje, animal, como un cuerpo tatuado. Ahí ella se ve vulnerable, sola, pero al mismo tiempo los tatuajes la empoderan, le dan sensualidad. Esa contradicción me pareció atractiva -explica.

Los diseños estampados sobre el cuerpo de Jane Doe (el personaje de Jaimie) van revelando aspectos del pasado, presente y futuro, como si se tratara de un antiguo mapa del tesoro; un acertijo viviente. Para esto, la producción contó con el apoyo de David Kwong, experto en puzzles de The New York Times. Y es en la réplica de una oficina del FBI, montada en los estudios de Brooklyn, donde el resto de los personajes de la serie empieza a buscar las claves ocultas -sobre el pasado de la misteriosa mujer, sobre una serie de asesinatos que están a punto de cometerse, sobre posibles conspiraciones terroristas e incluso sobre ellos mismos- en esa suerte de lenguaje cifrado que va desencadenando la acción. Paralelamente, Jane va emergiendo como una mujer fuerte y, a todas luces, entrenada para el combate.

Para los productores, lograr un efecto de telerrealidad ha sido fundamental. Usan pocos efectos digitales: las explosiones y persecuciones ocurren realmente. Por eso -según cuenta el actor Rob Brown, quien encarna al agente Edgar Reade-, en el set suele estar presente un agente real de la FBI, cuya función es corregir cualquier imprecisión relacionada con el trabajo de esta institución.

-Tuvimos mucho tiempo de entrenamiento, incluso disparando armas reales, rifles, pistolas de 99 automáticas… Un ex agente de la FBI, por ejemplo, me enseñó que tienes que pararte un poco de lado frente a tu oponente, para mantenerlo alejado de tu arma. Esto es importante: no quieres sentirte como un pez fuera del agua cuando recién tomas un arma y se supone que tienes que verte como si lo hubieras estado haciendo toda tu vida -acota Brown.

-No vemos a muchas mujeres en roles como este y sabía que todo el mundo iba a estar viéndome como en un microscopio, por lo que me entrené con un policía y fue muy intenso -agrega Jaimie. -Ha sido un gran desafío; he tenido que trabajar mucho para ganar musculatura y fuerza. Debo levantar pesas; a veces no tengo mucho tiempo y entonces levanto hasta a mi perro. Aprendí a nadar, porque no sabía hacerlo muy bien antes de este rol; tuve que aprender hasta cómo moverme por el agua sin hacer olas, lo que es muy difícil cuando estás afirmando un arma muy pesada. ¡Me he estado preguntando si la CIA me va a reclutar!

Gero asegura que la idea de contar con un personaje femenino tan potente -una suerte de Nikita- no fue intencional.

-No estaba buscando esto de manera consciente, pero una de las cosas que me hacen sentir orgulloso de esta serie es que hay un equilibrio en el peso de los personajes femeninos y los masculinos. Los personajes femeninos no solo tienen escenas en las que hablan de los hombres, tienen sus propios conflictos de fondo, cosa que la televisión te permite lograr de mejor manera que el cine, donde solo tienes 90 minutos para una historia. Yo soy un feminista nacido y criado como tal.

RESOLVER EL PUZZLE. La fórmula del personaje sin memoria no es nueva. Ya ha sido ampliamente explotada, desde la película «Memento», del año 2000, hasta la saga «Bourne», iniciada en 2002, por nombrar solo algunos ejemplos recientes. El escenario principal de «Blindspot» -los cuarteles de la FBI- también es recurrente: en este sentido, la serie sigue una estructura similar a «The Blacklist», éxito de 2013 y 2014 donde una mujer que tiene pistas sobre futuros asesinatos colabora con la oficina de investigaciones. Esto trajo más de alguna crítica cuando se exhibieron los primeros episodios de «Blindspot», a fines de septiembre. «Aunque el estreno tiene un ritmo muy rápido y está lleno de acción (…), uno puede ver con bastante rapidez hacia donde se dirige todo esto», apuntó Brian Lowry en la revista Variety. The Washington Post fue incluso más lejos, al calificar a la serie de «un ridículo ejercicio televisivo de manual».

En The New York Times, el crítico Neil Genzlinger se preguntaba, inmediatamente después del estreno, sobre el futuro de «Blindspot». «La duda real frente a cualquier serie articulada en torno a la idea de resolver un puzzle es si se saldará el misterio de manera gratificante en algún momento o si el show entregará solo una serie de pistas que den lugar a más pistas».

Para Martin Gero, la respuesta está en el desarrollo de los personajes, lo que a su juicio es el verdadero gancho de la serie, más allá del caso semanal que enmarca a la producción dentro del género policial. Cada uno de ellos guarda algún secreto, una pérdida o un lado B que se va develando de a poco. ¿Un ejemplo? La agente Mayfair -muy bien encarnada por la actriz inglesa Marianne Jean-Baptiste- se muestra indiferente ante la noticia de que su nombre apareció en unos archivos ligados con un atraco. Según David Wiegand del San Francisco Chronicle, estas «múltiples capas de misterio debieran hacer que los espectadores vuelvan por más, semana tras semana».

Además, en cada episodio (que demora, en promedio, ocho días en grabarse) la historia se va desgranando con giros imprevistos que han convertido a lo inesperado en un sello de la serie.

-Cada vez que leo el guión me quedo boquiabierta. La historia tiene tantos giros y virajes que la audiencia no puede adivinar lo que pasará -asegura Jaimie.

-No queremos dar pistas en cada capítulo como si fueran migajas de pan, lo que entregamos en cada episodio es un molde de pan entero -bromea Gero. -Yo soy un voraz espectador de televisión; me metí en esto solo para justificar cuánta televisión puedo ver y sé que la sorpresa es la mejor arma para mantener a la audiencia interesada. Pero la sorpresa no tiene que venir de la trama esperada: por eso en «Blindspot» al segundo capítulo ya sabemos quién es Jane. No estamos nerviosos de quedarnos sin historia, porque sabemos que hemos tejido una historia de fondo densa y compleja.

1 Comment

Add Yours →

Deja un comentario