con lo último de primero

El Bayern resurge de sus cenizas en una noche grandiosa

bayern munich vs juventus

Juro que sólo faltaba el titular. Cometí el mismo error. Jamás den por muerto al Bayern. Tampoco a la Juventus. Esperen hasta la última décima de segundo o ni eso. A estos dos equipos hay que rematarlos. Regalaron una eliminatoria grandiosa que los alemanes se llevaron en una prórroga que forzaron al límite. Thiago y Coman remataron cuando los penaltis asomaban.

Si la Juve parecía enterrada en Turín lo mismo pasó con el Bayern en Múnich. Les metes bajo tierra y todavía se mueven. Incluso son capaces de renacer. Los germanos resurgieron de sus cenizas para forzar la prórroga cual Ave Fénix y después ganar un partido y una eliminatoria mayúsculos.

La Juve, como su rival en Turín, se puso 0-2. Casi todo parecía escrito. Pero el Bayern tiró de sus raíces y Müller igualó en el último minuto. Fue un regreso al pasado. Un equipo alemán atacando con el pecho por delante a un equipo italiano replegado y, pensábamos, impenetrable. El fútbol moderno fue el fútbol de antaño. Y el Bayern fue el Bayern. En la prórroga sentenció una noche para la historia del fútbol y de la Copa de Europa.

El 3-2 lo firmó Thiago Alcántara. Había sufrido dos broncas de Guardiola nada más salir por Ribéry en la prórroga. Salió de refresco a la guerra y perdió dos balones por mirar al tendido. Tardó en darse cuenta de que no se podía pensar. No lo hizo dentro del área cuando recibió de Müller para marcar. Otro español, Álvaro Morata, siguió la muerte de su equipo desde el otro lado. Fue quitarle Allegri y comenzó la pesadilla. Lewandowski marcó en el 73′. Había tiempo para igualar, un mundo. Ahí se fraguó el ataque definitivo del gigante alemán y la derrota de la Juventus, que salió de Múnich con la cabeza bien alta.

Vayamos al inicio. Parece que fue hace días. El Bayern cometió un error nada más comenzar el partido. Si dudas contra la Juve, estás perdido. Entre Alaba y Neuer no se entendieron. Despejas tú o despejo yo. En esas, Lichtsteiner metió la pierna y el balón le llegó manso a Pogba después de tocar el portero. Paul no perdonó. El plan inicial saltó por los aires.

El Bayern no logró quitarse de la cabeza lo que pasó en la ida. Los dos goles de la Juve valieron doble. El equipo de Guardiola quedó atrapado en la telaraña de la Juventus. Mientras, la Juve esperó su momento. Y volvió a llegar. Morata recogió en la frontal de su área e inició la jugada de su carrera, una cabalgada para la historia. Cosió la pelota al pie y fue zafándose de rivales rojos según avanzaba metros y más metros hasta plantarse en el área de Neuer. Lo hizo como si nada. Dentro del área ni se sofocó. Tomó la mejor opción. Engañó a todos y regaló el gol a Cuadrado, que cerró una jugada redonda. El colombiano tampoco se puso nervioso como el Bayern. Recortó a Lahm y batió al gigante guardameta germano.

El 0-2 fue lo que le faltaba al Bayern. Estuvo como un flan comenzando por su portero. Embotelló a la Juve, pero eso era un espejismo. El que estaba cómodo era el equipo italiano, que se movió como pez en el agua en ese escenario. La única ocasión del Bayern la tuvo Lewandowski y Buffon la sacó no se sabe cómo. No se lanzó demasiado bien, pero acompañó su leyenda para que no entrase ni cuando rechazó Müller. A la siguiente, el que no marcó de puro milagro fue la Juventus. Neuer salvó un gol de Cuadrado que estaba cantado.

Casi nada cambió tras el descanso. Guardiola quitó a Benatia y metió a Bernat. Alaba se fue al centro y siguió ridiculizado. Morata rozó el tercero en un par de ocasiones al inicio de la segunda mitad. El Allianz era un funeral. Lo parecía. Seguro que los más viejos del lugar confiaban en el resurgir posterior.

Si nunca hay que dar por muerto a la Juve, tampoco al Bayern. Encontró una rendija en el minuto 73, justo cuando Morata salió aplaudido del campo (cambio precipitado de Allegri). Costa centró al segundo palo y Lewandowski aprovechó para marcar. El último cuarto de hora iba a ser apoteósico. Torpedo Müller empató en el último suspiro. Lo hizo de cabeza materializando un centro de Coman (futbolista cedido por la Juve). A la prórroga y a la guillotina con el Bayern de por medio. Y volvamos al final. Salió fuego del Allianz. Esto es fútbol y lo demás son tonterías.

Deja un comentario