Sep
17

¿El ejercicio físico funciona para reducir el dolor menstrual?

ejercicios_reglaEl dolor provocado por la menstruación, también conocido como dismenorrea, puede deberse a diferentes causas en función de si se trata de una dismenorrea primaria o secundaria. La primaria alude a un dolor intermitente en la parte baja del abdomen durante los días que dura el periodo producido por contracciones violentas en el músculo uterino, lo que puede llegar a dificultar el aporte sanguíneo.

Como consecuencia, se produce un dolor que, en ocasiones, viene acompañado de náuseas, vómitos, diarreas o cefaleas.

Mientras que la secundaria presenta un dolor que está asociado a otras patologías, entre ellas la endometriosis, la adenomiosis y la obstrucción de la salida del ciclo menstrual.

Es habitual que el periodo provoque cierto malestar general en el cuerpo de la mujer pero, en algunos casos, el dolor puede llegar a ser insoportable y ni el paso de los días ni los medicamentos logran disiparlo.

Con el objetivo de acabar con el dolor menstrual, muchas mujeres recurren a determinados remedios, caseros o no, que dicen ser eficaces. Uno de ellos, es el ejercicio físico, especialmente el yoga o el aeróbic. Sin embargo, Laura de la Fuente, ginecóloga  en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, ni desmiente ni confirma que esto sea cierto por falta de evidencia científica al respecto, ya que la actividad física afecta a los niveles hormonales y genera endorfinas que aumentan el umbral del dolor.

Aunque sí admite que algunos estudios han probado el efecto beneficioso del ejercicio sobre el dolor menstrual al reducir la actividad del sistema simpático y del estrés, dos factores que influyen en dicha afección. Una de estas investigaciones comparaba la eficacia del aeróbic y el stretching para reducir la dismenorrea en un grupo de 98 mujeres. Los resultados fueron positivos.

“Los ejercicios aeróbicos consistieron en series de 20 minutos de intensidad creciente, 3 veces por semana durante dos ciclos menstruales. Los ejercicios isotónicos eran series de 10 ejercicios de estiramiento supervisados de abdomen, pelvis y zona inguinal, 3 veces por semana durante dos ciclos”, explica la experta.

En definitiva, se llegó a la conclusión de que realizando pautas diarias de 10 minutos de estiramientos, 20 minutos del ejercicio aeróbico, como caminar y hacer ciclismo, seguidos de 10 minutos de relajación o programas de entrenamiento de alta intensidad, lograrían disminuir el malestar.

De igual forma, se ha publicado un estudio sobre los beneficios del yoga para este mismo objetivo, en el que 20 mujeres se sometieron durante 12 semanas a un programa de ejercicios físicos, de meditación y de relajación. Los resultados demostraron su eficacia.

El uso de los medicamentos contra el dolor

Ahora bien, si la práctica de ejercicio físico o determinados deportes aún no está totalmente comprobada como una solución infalible al problema del dolor menstrual, el uso indiscriminado de fármacos tampoco lo está. De hecho, pueden resultar perjudiciales.

Sin embargo, son muchas las mujeres que acuden a los antinflamatorios para aliviar el dolor, tales como naproxeno, ibuprofeno, diclofenaco o mefenámico, que presentan una eficacia en el 65 y cien por cien de los casos. El problema reside en la elevada frecuencia con la que se utilizan.

”Dado que la aparición del dolor a menudo va precedida de síntomas premenstruales, es recomendable adelantarse a la instauración del dolor y tomar el antinflamatorio de forma reglada, con una pauta fija durante los días iniciales de la menstruación”, sugiere de la Fuente.

Esta medida siempre es preferible realizarla antes de que se produzca un dolor más intenso, puesto que en algunos casos más graves es necesario el uso de anticonceptivos para bloquear el ciclo menstrual.

Ante estas situaciones en las que se experimenta un malestar más agudo se requiere la supervisión médica a la hora de recetar un medicamento.

Por su parte, Juan V. Ramírez Boscà, médico especialista en ginecología y obstetricia y profesor de la facultad de Medicina en la Universidad de Valencia, señala otras medidas eficaces para paliar el dolor, además de los antinflamatorios no esteroides (AINE), como el ya mencionado naproxeno, por ejemplo. Entre ellos señala los espasmolíticos, ya en la fase menstrual, los anovulatorios o aplicar calor en la zona abdominal.

Este artículo es informativo, Al Día no tiene facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Ante cualquier síntoma acuda a un médico.

Speak Your Mind

*