House of the Dragon, dispuesta a corregir el aspecto más polémico de ‘Juego de Tronos’

House of the Dragon, dispuesta a corregir el aspecto más polémico de ‘Juego de Tronos’

El ‘spin-off’ de Juego de Tronos, House of the Dragon, llegará en 2022 dispuesta a solucionar uno de los aspectos más polémicos de su predecesora. Así lo ha revelado la protagonista de la nueva ficción ambientada en el universo creado por George R.R. Martin, Olivia Cooke, quien ha asegurado en una reciente entrevista que la serie no incluirá ningún tipo de violencia gráfica contra las mujeres. Como recordarás, el inolvidable título de HBO protagonizado por Emilia Clarke, Kit Harington y compañía sí fue objeto de polémica en más de una ocasión, siendo la violación de uno de sus personajes femeninos el punto más criticado por algunos de sus espectadores en su día.

En una reciente entrevista con The Telegraph, Olivia Cooke, quien se meterá en la piel de Alicent Hightower, ha declarado que House of the Dragon ha evitado incluir escenas de violencia machista, asegurando además que, en caso de que hubiera sido así, no se hubiese sentido cómoda formando parte del proyecto:

La decisión de no incluir este tipo de escenas de violencia contra las mujeres responde a la cuestión que siempre se acababa poniendo sobre la mesa cuando una escena de estas características generaba polémica entre la audiencia: ¿Se puede contar la historia sin momentos así? Según Cooke, el equipo de la nueva serie y HBO están dispuestos a desarrollar esta nueva serie sin incluirlas y convertirse en ejemplo para la industria en este sentido.

No me sentiría cómoda siendo parte de algo que solo tenga una atroz violencia gráfica hacia las mujeres sin ninguna razón. Solo porque quieran que sea tentador en el sentido de ganar espectadores. Tuve la suerte suficiente como para leer el guion de la precuela con anterioridad, y ha cambiado mucho respecto a las primeras temporadas [de ‘Juego de Tronos’]. No creo que estén en su sano juicio como para incluir nada más así

La intérprete, que vio Juego de Tronos al completo tras obtener su papel protagonista en el ‘spin-off’ precuela House of the Dragon, se refiere a una variedad de escenas que resultaron controvertidas durante la emisión de la serie original: la violación de Daenerys tras su boda con Khal Drogo en la primera temporada o la que sufre Sansa (Sophie Turner) tras su boda con Ramsay Bolton (Iwan Rheon). Ambas, a ojos de muchos, completamente innecesarias para la trama sin aportar nada extra a la historia que no hubiera podido contarse sin ellas.

El rodaje de House of the Dragon, que estará ambientada 300 años antes que los hechos narrados en la ficción original y pondrá su focos sobre la familia Targaryen, comienza en abril de cara a su estreno en 2022 en HBO España.

Fuente: sensacine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *